Deportes

Lamborghini también predijo el futuro del carro deportivo

El “Terzo Millennio” es un inmenso escaparate tecnológico vanguardista


La marca italiana Lamborghini, actualmente perteneciente a la división Audi de la trasnacional alemana Grupo VW, ha generado una notable cantidad de comentarios al anticipar públicamente las características que, en su opinión, tendrá el auto híperdeportivo del futuro, en su impresionante modelo “Terzo Millennio”.

El proyecto de Lamborghini ha sido desarrollado con el apoyo del Instituto Técnico de Massachusetts, que ha definido el proyecto en torno a cuatro grandes módulos: el tren de mando, la ingeniería de materiales, el diseño arquitectónico del carro y la capacidad del carro para generar emociones.

Más allá de un desarrollo estético espectacular que debería preludiar en gran medida las características de diseño de los productos que Lamborghini ofrecerá a sus clientes en la próxima década, el auto aún mantiene en estricto secreto la receta técnica con la cual la marca realizará sus audaces predicciones.

De entrada, Lamborghini visualiza un futuro sin un tren de mando tal como lo conocemos ahora.  La marca siempre ha asociado su imagen a los motores de muchos cilindros dispuestos en V (ocho, diez o doce) y de grandísimo desplazamiento, pero no considera traumático afirmar que en el futuro recurrirá en exclusiva a motores eléctricos, afirmando que tiene el nivel técnico suficiente para que estos ofrezcan el mismo rendimiento de los actuales y también para que ofrezcan gratificantes niveles de ruido (sonido) y sensaciones para el conductor.

La arquitectura de diseño del vehículo prevé que las unidades de mando sean más pequeñas y ello variará completamente las proporciones del carro.  El motor seguirá estando en posición central posterior, pero la cabina se proyecta cada vez más hacia adelante al punto de acercar de manera casi prohibitiva los pies de los dos ocupantes del carro al eje frontal.  Una gran cantidad de superficies acristaladas (no necesariamente hechas a base de cristal o vidrio tal como lo conocemos ahora) y una mayor capacidad para dar forma al diseño estético sin estar tan condicionado a los factores de ingeniería mecánica serán el resto de la receta, incluyendo dramáticas soluciones de acceso al habitáculo.

La ingeniería de materiales prevé dar un salto notable en relación con lo que actualmente Lamborghini propone en sus carros, pues además de cumplir funciones estéticas y estructurales, se prevé que los paneles externos de carrocería puedan absorber energía solar que convertir en energía eléctrica con la cual alimentar los motores del carro.  La tecnología de iluminación será muy avanzada y habrá también novedosos desarrollos en materia de polímeros y aleaciones, que reemplazarán a materiales hoy considerados “puros” como el aluminio, o el magnesio, entre otros.

El tren de mando de los Lamborghini del futuro no usará motores de combustión interna, ni sobrealimentación de ningún tipo, ni ninguno de los parámetros que ahora conocemos en la marca.  La energía solar, la capacidad de recuperar energía cinética, la capacidad de generar energía a través de las masas radiantes que crean calor por fricción (i.e. los discos de frenos) y la posibilidad de diseñar baterías con gran capacidad de almacenamiento y de tamaño realmente compacto (en comparación con lo que hoy vemos) se une a un desarrollo masivo en términos de ingeniería de materiales a fin de reducir peso en otras áreas del carro a fin de compensar lo que puedan pesar las baterías.

Las predicciones de Lamborghini, en comparación con lo que hoy ofrece su portafolio de serie, podrían parecer excesivamente calenturientas y algunos medios afirman que ellas por los momentos son suposiciones sin sustento en materia de investigación y desarrollo, como en cambio sí ocurre en el prototipo Porsche Mission-e, pero igual resulta interesante que una marca como Lamborghini, tan dependiente de la capacidad de sus motores de generar emociones, también se una al grupo de quienes ven a corto plazo un futuro carente de motores de explosión en los automóviles.


Algunos predicen que la violenta transfiguración que
sufrirá el automóvil en la próxima década acabará con
el concepto de carro híper deportivo para dos personas.
Lamborghini cree que no será así…

Compartir