Deportes

Presentado oficialmente primer “halo” definitivo en la F-1

Mercedes mostró ayer el dispositivo creado para el nuevo monoplaza


El Director Técnico del equipo Mercedes AMG, James Allison, ofreció al ambiente del deporte a motor un interesante abreboca de la temporada 2018 del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 al servir ayer jueves como imagen de la divisa en una breve producción audiovisual que presenta formalmente el dispositivo “halo” de protección al cockpit concebido para el monoplaza W09.

La presentación de Mercedes AMG le convierte en el primer equipo en mostrar públicamente la versión definitiva del dispositivo, tal como será usada a partir de esta temporada obedeciendo la norma impuesta por la Federación Internacional del Automóvil (FIA, por sus siglas en francés).

En su explicación, Allison afirmó que el peso añadido del dispositivo representó un problema difícil de resolver, en términos de balance y para mantener el carro lo más cercano posible al peso mínimo establecido por Reglamento.

“Tuvimos que reforzar el monocasco para soportar las exigencias reglamentarias.  Ahora podría soportar el peso de un autobús de esos londinenses, de dos pisos…”, explicó el ingeniero.

“La decisión final sobre el uso del dispositivo se tomó en julio y eso significó que los equipos de Fórmula 1 tuvieron que hacer un impresionante esfuerzo para trabajar lo más rápido posible en su implementación.  También hubo que verificar y aclarar todas las normas que regulan el uso e instalación de este elemento. Luego comenzó la fase de crearlo para tenerlo a tiempo.  ¡No ha sido un trabajo ligero!”, añadió Allison.

La exposición técnica explicó:

“Tuvimos que distribuir en derredor del cockpit varios kilos de titanio y eso afectó muchos otros elementos del diseño del monoplaza, porque tuvimos que mantenernos lo más cerca posible del límite de peso.  Luego afrontamos el problema de las grandes cargas que debe soportar el “halo” y posteriormente hacerlo aerodinámicamente eficiente, pues la pieza crea muchas distorsiones…”

Allison precisó que “cada equipo solicitó y recibió el permiso de modificar el elemento, así que cada “halo” será específico para cada equipo y carro.  Eso permitió a cada ingeniero adaptarlo a las características de su carro.  Ahora mismo nosotros estamos tratando de reducir al mínimo las turbulencias que genera la pieza, porque pueden afectar el desempeño del motor y ensuciar el flujo de aire hacia el alerón trasero”.

Mercedes AMG fue el primer equipo en ofrecer a la Fórmula 1 la solución del “halo” pocas semanas después del grave accidente del piloto Jules Bianchi en el Gran Premio de Japón en octubre de 2014 y en principio se planteó hacerlo obligatorio a partir de la temporada 2017.  Luego de largas deliberaciones, la FIA pospuso su introducción hasta el 1º de enero de 2018.   Durante la temporada 2017 los equipos probaron diversos prototipos y el primero en mostrar su visión fue Ferrari, al ensayarlo brevemente en los test pre-temporada de hace un año.

La norma de la FIA impone que cada “halo” debe soportar impactos descendentes de hasta 116 Kilo Newton (KN), impactos transversales de hasta 83KN e impactos laterales de hasta 93KN, siendo evaluadas estas capacidades en los recientes test anti-choque que cada equipo debe superar en invierno.  Eso, según algunos expertos, permite a la pieza resistir impactos puntuales de hasta 10 toneladas y resistir sin romperse el impacto de un caucho a 225 km/h. 

Además de las fuerzas que debe soportar el dispositivo, la FIA expuso que su acabado exterior debe ser capaz de rasgar un caucho, para que se desinfle al chocar contra la estructura y no rebote.


En teoría las especificaciones iniciales del “halo” deben bastar
para evitar que un accidente tenga consecuencias graves para
el piloto, pero ahora falta el veredicto de la pista. James Allison
hizo una completa exposición sobre lo difícil de su desarrollo.

Compartir