Deportes

Fórmula Burger: Los nuevos diseños

BRUNO BURGER
bmburger@gmail.com


Mientras los equipos de Fórmula 1 realizan en el circuito de Barcelona los ensayos finales para encarar esta próxima temporada a iniciarse en dos semanas con las primeras prácticas libres del Gran Premio de Australia el jueves 22 a las 9 de la noche (hora de Venezuela), los ingenieros hacen los ajustes finales sobre los diseños de los nuevos monoplazas para comprobar sus teorías con los estudios en túneles de viento, simulaciones y conocimientos adquiridos en la campaña pasada con la nueva reglamentación sobre dimensiones de chasis y neumáticos, incorporando además en monoplazas propios, soluciones tomadas de otros  porque lucieron ventajosas.

Así, los campeones Mercedes presentan un vehículo muy parecido al de la temporada pasada (por qué arreglar lo que no se ha roto), aunque desviándose un poco de su filosofía al reducir en algunos centímetros la distancia entre ejes (el denominado “paso”), para una mejor prestación en los circuitos más lentos donde sus rivales directos Ferrari y Red Bull tienen mejor desempeño.  Mientras tanto, los entes pensantes de Maranello, han hecho lo contrario, alargando el monoplaza (Ferrari) entre sus ejes para parecerse más a Mercedes, buscando mejorar la velocidad en las curvas más amplias y abiertas para así reducir el margen con los campeones.

Gracias a su gran importancia aerodinámica, uno de los diseños más copiado del 2017 ha sido el de Ferrari con la introducción de pontones laterales más cortos, que junto a la proliferación de los faldones verticales entre ambos ejes, reducen la resistencia natural de estructuras planas o de curvas no muy afiladas, para un mejor flujo hacia la parte posterior del vehículo, cada vez más angosto al ir mejorando las dimensiones de los elementos del motor y de la caja de cambios, simplemente por una ordenación más compacta.

El que luce cada vez más complejo y elaborado es el alerón delantero, una pieza fundamental que define por sí solo la eficiencia aerodinámica de prácticamente todo el monoplaza.  Los multiplanos en cascada y los pequeños apéndices verticales o contorneados son una obra de arte con la que se ganan fracciones de segundo por vuelta.

Una pieza que contó con poco aprecio por los diseñadores fue la introducción obligatoria del Halo o Corona, un elemento de protección para la cabeza del piloto que indudablemente destrozó la estética ganada con la eliminación de la aleta de tiburón y la horrible antena de TV, además de afectar por su peso en la parte más alta del monoplaza el centro de gravedad, que siempre se trata que esté lo más bajo posible.  Si bien la visibilidad frontal y lateral para el piloto no se ve muy afectada, la capacidad de salir o entrar al habitáculo si parece más problemática, una destreza adicional que tendrá que dominar la nueva generación de conductores.

Finalmente, el nuevo diseño se considerará exitoso si al salir a la pista es mucho más rápido y deja fácilmente atrás al modelo del año previo si se enfrentan ambos en igualdad de condiciones…


Los multiplanos en cascada y los pequeños apéndices verticales
o contorneados en el alerón delantero de Ferrari son una obra de
arte con la que se ganan fracciones de segundo por vuelta.

Compartir