Deportes

El análisis previo al Campeonato del Mundo de Fórmula 1

Haas quiere seguir ganando terreno a expensas de sus rivales - Parte 2
JULIAN AFONSO LUIS


La temporada 2018 será la tercera para el equipo norteamericano Haas F1 Team, cuyos responsables ya admitieron que estarán desarrollando un plan de trabajo en torno a una década de duración, que es el tiempo que estiman necesitarán para desarrollarse lo necesario para ser competitivos.

Luego de debutar con buen nivel en el 2016, quedando octavo en el Campeonato, Haas dio un buen avance en la temporada pasada a pesar de tener que diseñar un auto totalmente nuevo para un Reglamento Técnico muy diferente.  En términos absolutos, los americanos parecieran haber quedado estáticos al ocupar nuevamente el octavo puesto en el 2017, pero en términos más precisos, sí es correcto hablar de avances, porque han logrado desarrollar su plantel de técnicos, ampliar su infraestructura, añadir experiencia y nivelar su nivel de competitividad con el de equipos como Renault, Toro Rosso e incluso Williams.

La estabilidad reglamentaria entre el 2017 y 2018, sin duda ayudará bastante a Haas, que no ha tenido que hacer grandes inversiones para mantener actualizado su carro.  El nuevo modelo es el resultado de añadir el sistema de protección de cockpit “halo” y la nueva especificación del tren de mando Ferrari al auto de la temporada pasada, cuyo diseño resultó muy positivo y efectivo.

Un segundo factor que ayudará a Haas es su dupla de pilotos, es decir, el francés Romain Grosjean y el danés Kevin Magnussen.  Ambos son sumamente rápidos y además son pilotos que (sobre todo Grosjean) tienen ya bastante experiencia en la categoría, así que pueden ayudar mucho a hacer progresar el proyecto.

El gran problema de Haas es que, por muy positivos que sean sus avances y por mucho que puedan ampliar sus inversiones, tendrán que enfrentar a rivales como Renault y McLaren, que están poniendo en juego más recursos; o como Toro Rosso, que tiene detrás el aval de una marca oficial como Honda; o como Williams, que ha hecho una importante inversión para renovar su carro.  

Algunos querrán ubicar entre los rivales de Haas al equipo indio Force India, pero aunque se estima que los hindúes involucionarán un poco en 2018, es difícil pronosticar que la involución será tan marcada como para hacerles caer desde la cuarta posición actual, hasta la novena u octava. 

Una primera impresión la tenemos en los test pre-temporada, donde el carro americano se mostró crudo, en términos de rendimiento y fiabilidad.  Sin embargo, el aporte de los pilotos, la experiencia de la cuadrilla y el profesionalismo en general del grupo permitieron en la segunda semana de pre-temporada hacer remarcables avances, sobre todo en términos de rendimiento.

En los actuales momentos es posible afirmar que Haas ha encontrado el modo de hacer mejorar su proyecto en todo sentido.  Su posición final en el Campeonato del 2018 dependerá exclusivamente de un factor: cuán superiores o inferiores han sido los progresos de los americanos en relación con los de Renault, McLaren o Toro Rosso.


Haas sin duda demuestra que merece su sitio en la Fórmula 1.
Su reto para 2018 es, con menos medios que otros equipos, el
demostrar su misma capacidad para hacer progresar su material

Compartir