Deportes

Pastor Maldonado enfrenta entusiasmado el reto de Le Mans

El venezolano ofreció declaraciones en exclusiva a ‘La Guía del MOTOR’


El piloto venezolano Pastor Maldonado se reportó a su llegada a Le Mans, Francia, donde el próximo fin de semana participará en la 86ª edición de la carrera de larga duración más importante y famosa del mundo en un prototipo de la categoría LMP2.

Justo antes de llegar a su destino, el corredor ofreció declaraciones en exclusiva a ‘La Guía del MOTOR’ en las cuales expuso sus puntos de vista antes de la carrera y su visión general de la categoría.

No es la primera vez que quien suscribe estas líneas ha entrevistado a Maldonado y nuestros encuentros con el piloto venezolano siempre han coincidido con momentos claves de su carrera deportiva.  Ocurrió por vez primera en el 2001, cuando Maldonado fue convocado para los premios al “Piloto Venezolano del Año”, cuando se convirtió en una referencia en la Fórmula 3 italiana. 

Luego el maracayero nos ha ofrecido declaraciones en momentos muy particulares, incluyendo la ocasión en la cual se presentó en el país como flamante piloto del equipo británico Williams Racing para debutar en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1.  

Una vez más, siempre con el apoyo de su incansable relacionista, Arturo Mora, fue posible hacer un contacto directo con el venezolano, esta vez antes de disputar una de las competencias más importantes de su trayectoria deportiva.

Habiendo ya disputado las ‘6 Horas de Spa’ (N.d.R. primera prueba de la Súper Temporada 2018/2019 del WEC y primera experiencia de Maldonado con prototipos de ruedas cubiertas) y con la carrera de Le Mans muy próxima, preguntamos:

¿Cuál es la lectura que hace Pastor Maldonado de la Súper Temporada 2018/2019 del WEC?

“Es una temporada súper interesante.  El WEC ha tomado un nuevo aire de atención mundial por la incorporación de pilotos campeones del mundo como Fernando (Alonso) y Jenson (Button) además de figuras de la misma F-1 y de estrellas de otras categorías.  El bajón que pudo haber producido el retiro de una de las marcas importantes, se vio compensado y yo diría superado por estas contrataciones.  Mucha gente que no seguía o no conocía al WEC ahora lo está haciendo.  Todo ello deriva en un evento súper disputado con gran espectáculo en pista, dada la altísima calidad de los competidores y los equipos”.

¿Cuál es actualmente el panorama dentro de la clase LMP2? ¿Es DragonSpeed una estructura suficientemente sólida para aspirar a las victorias de categoría y la lucha por el título en LMP2?

“La LMP2 es la categoría más reñida del WEC por varias razones: una, tiene el mayor número de competidores. Ahora en Le Mans tendremos 20 carros en pista; otra, los autos están muy parejos: motores iguales, chasis muy parecidos y homologados.  Hay muy pocas libertades para variaciones, por no decir ninguna. Puede haber diferencias pequeñas, basadas en la habilidad que tengan tus ingenieros para la puesta a punto.  Es como si fuera una monomarca; tercero, nosotros tenemos un pequeño valor agregado y es que Michelin nos provee los cauchos y por ende tenemos una atención casi exclusiva de sus técnicos, y, cuarto, estamos como en el medio de la tormenta: un poco más lentos que los LMP1 pero más rápidos que las dos GTE, por lo que el desempeño en carrera es más exigente.  Creo que el equipo es sólido en la categoría, ya que tienen experiencia allí y han sido exitosos.  Esa fue una de las causas por las cuales preferí entrar en la LMP2, en vez de en la LMP1 donde (DragonSpeed) está debutando.  Además me servía como pasaporte de transición entre el Open Wheel (N.d.R. monoplazas de ruedas descubiertas) y estos prototipos.  Por otra parte, hemos demostrado hasta ahora, luego de las experiencias del Paul Ricard en Francia (en el “prólogo” previo al inicio de la temporada) y de Spa (la primera prueba del calendario 2018/2019), que tenemos la consistencia necesaria para fabricar triunfos…”

Considerando que a partir de Silverstone (tercera prueba del calendario WEC 2018/2019) el equipo recibirá al experto Anthony Davidson ¿hasta qué punto DragonSpeed se verá fortalecido con el aporte del británico?

“Sin duda Anthony aportará mucho al equipo.  Es un tipo competidor que va a contribuir a la causa…”

No conoces Le Mans, pero ya conoces el carro y conoces ya la dinámica de las pruebas de larga duración. ¿Cuáles son tus expectativas de cara a esta carrera?

“Nos fue muy bien en los primeros ensayos (N.d.R. Maldonado en el “prólogo” colocó al prototipo de DragonSpeed en el primer puesto entre los LMP2).  Correr acá es otra cosa.  Las vueltas son muy largas: tienes cerca de 14 kilómetros en un circuito rápido, pero técnico a la vez.  En los ensayos (previos a Le Mans) tuvimos un pequeño problema con un trasponder (un sensor) que nos retrasó, pero a pesar de ello probamos todos los cauchos y el carro se sintió bien.  Claro, la carrera es otra cosa y es allí donde debemos combinar la velocidad que ya tenemos, con la estrategia y convertir eso en consistencia para la carrera.  La puesta a punto (del carro) debe estar enfocada en asimilar la transición del día con la noche, además de la administración de tus recursos: cauchos, pilotos, frenos, gasolina y los Reglamentos de carrera.  Allí estará la clave.  Además de eso hay que procurar estar libre de imprevistos y eso no depende de ti…”

Este año el WEC y las “24 Horas de Le Mans” se caracterizan por una fortísima presencia de pilotos de altísimo nivel como los seis oficiales de Toyota, Juan Pablo Montoya, Jenson Button, André Lotterer, Giancarlo Fisichella... y entre ellos un venezolano. ¿Se podría decir que en este caso se cumple esa premisa que establece el valor de un piloto en base al valor de sus competidores?

“Reitero que tenemos un escenario de lujo acá, porque además de los famosos que nombras, vienen pilotos que son “verdugos” en sus categorías tanto en Europa como en Estados Unidos y eso lo hará divertido. Como anécdota, estarán en pista los dos pilotos que le han dado a Williams sus dos últimos triunfos en la Fórmula 1”.

Antes que Pastor Maldonado, hubo otro piloto venezolano como Enzo Potolicchio, que compitió en la clase LMP2 del WEC, ganando el título y las `24 Horas de Le Mans” en su categoría. ¿En qué se parece y en qué se diferencia la situación bajo la cual corrió Potolicchio de la situación bajo la cual ahora te integras al WEC?

“Cada momento tiene su mérito y cada triunfo debe ser reconocido.  Le Mans no ha sido fácil nunca por el tipo de retos que encierra.  Sin embargo, la tecnología automotriz avanza cada minuto a pasos agigantados, así como la dinámica de las redes sociales y esto varía las cosas año tras año, incluyendo los retiros o incorporaciones de marcas, pilotos o Reglamentos, por lo que hacer comparaciones sería caer en terrenos poco fértiles.  Ahora hay mucha mayor atención por las causas que te describí antes y más dinero invertido en el rendimiento, pero repito: cada momento tiene su gran valor y Le Mans ¡es historia pura!”

Tu primo, Manuel, está ganando carreras en su segunda temporada en la siempre competida F-3 británica. ¿Le has visto correr? ¿Le has dado consejos? ¿Cómo ves su avance en el deporte?

“Prácticamente vi nacer a Manuel: venimos de una familia muy unida y desde pequeño le he dado consejos.  Ahora está decidido a seguir adelante y creo que logrará cosas interesantes.  Tiene potencial, condiciones, valentía en pista e inteligencia. ¡Eso vale mucho!”.

Durante tus últimos dos años en F-1 tuviste que competir bajo la premisa de tener que adaptarte a motores de tipo híbrido, cumplir normativas de consumo de combustible y cosas semejantes. ¿Ayuda eso en el contexto de las carreras de larga duración? ¿Te gustaría correr con los F-1 actuales, que tienen más potencia, más apoyo aerodinámico y ruedas con más agarre?

“Vamos por partes: afortunadamente, Dios me ha dado la capacidad de adaptarme rápidamente a cualquier auto que maneje, incluso desde el karting.  Recuerdo la primera vez que probé un F-1 con Minardi en 2004.  ¡Cuando frené por primera vez, pensé que los ojos se me iban a salir de las órbitas!  Había una diferencia notable de caballaje: venía de ser Campeón en la Fórmula 2000 de Italia y luego me monté en aquel monstruo, imagina...  Así que, cada minuto y cada kilómetro de experiencia me han servido de mucho acá en el WEC, pero a la vez he aprendido muchísimo en este Campeonato y en muy corto tiempo.  Cada día trato de absorber cual esponja las cosas de “las larga duración”.  Con respecto a los actuales F-1, igualmente me adaptaría rápidamente. Ese es el reto de cada piloto: poder manejar lo que se te presente y no descarto volver a la F-1. Nunca se sabe”.

Luego de pasar cinco años en F-1 con el estrés y las presiones inherentes a cualquier piloto en esta categoría ¿cómo encuentras al WEC? ¿Cómo se vive el ambiente político en esta categoría? ¿Cómo es la presión ahora? ¿Es físicamente y mentalmente más exigente el WEC?

“Me he conseguido a muchos amigos acá.  Este gremio que luce grande desde fuera, es muy pequeño.  Casi todos nos conocemos desde el karting y hemos competido en pista.  Hay mucha experiencia y talento en el WEC, que como te dije, ha tomado un nuevo aire.  Entre los técnicos encuentras gente con experiencia en F-1 y si hablamos de presión, pues la adrenalina siempre fluye durante un fin de semana de carrera.  Por las exigencias propias de una carrera de larga duración, debes agregar ciertas técnicas a tu preparación, pero ¡se siente bien!”

¿Qué echas de menos de las carreras de monoplazas? ¿Volverías a correr en monoplazas si se diera la oportunidad?

“¡Claro que extraño todo eso!  La mayor parte de mi carrera está escrita allí, en los “Open Wheel” y te puedo decir que no estoy descartando ningún escenario. Afortunadamente hemos tenido en nuestra mesa propuestas de diversas categorías y escenarios. Por lo pronto te diré que hay Pastor Maldonado para rato y ¡vamos por el triunfo en Le Mans!”

Mientras estas líneas están por ser publicadas, Maldonado y el equipo DragonSpeed completarán la fase de verificación final con los Comisarios Técnicos.  El venezolano compartirá el mismo prototipo Oreca 07 con motor Gibson de DragonSpeed con los mismos pilotos con los que compartió el auto en Bélgica, es decir, con el francés Nathanael Berthon y con el mexicano Roberto González.


Una vez más, Venezuela tendrá presencia en las famosas “24 Horas
de Le Mans”. Este fin de semana Pastor Maldonado se va a unir a un
grupo ilustre de venezolanos que han disputado la clásica mundial
de la Resistencia como Lino Fayén, Johnny Cecotto, Ernesto Soto,
Francisco Romero, Milka Duno y Enzo Potolicchio. En la foto, el
francés Nathanael Berthon (izq), el mexicano Roberto González
(centro) y el venezolano Pastor Maldonado (der).

Compartir